Mostrando entradas con la etiqueta Cordero. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cordero. Mostrar todas las entradas

28 jul. 2011

CHULETAS DE CORDERO CON MIEL Y COSTRA DE PISTACHOS

Ahora en verano está genial hacer una barbacoa al aire libre, aprovechando el buen tiempo, y la estrella son las chuletas de cordero.

Para los que aún no hemos ido de barbacoa este verano va esta receta! Unas chuletas de cordero con un toque de miel y soja y una costra de pistacho, acompañadas de couscous. No se hacen al calor de las brasas pero si estáis en buena compañía seguro que las disfrutáis igual o más.


Ingredientes:

1 costillar de cordero lechal
4 cucharadas de miel
5 cucharadas de soja
1 paquete de pistachos

Para el couscous

250gr de couscous
250ml agua
1 puerro
Un puñado bueno de pasas
Piñones
Media cucharadita de cilantro molido
Media cucharadita de comino


Para hacer el costillar:

Mientras se calienta el horno a 200º podemos ir preparando las chuletas. Lo que nos interesa es la parte del costillar donde están las “chuletas de palo”, las más bonitas y sabrosas vaya.

Retiramos parte de la grasa que está pegada al palo para dejar unos centímetros de hueso al descubierto. Salpimentamos las costillas y las doramos en una sartén con un poco de aceite.

En un cuenco mezclamos bien la soja con la miel.

Los pistachos, si no vienen pelados, habrá que pelarlos y picarlos con una picadora.

Cuando estén doradas las chuletas las pintamos con la mezcla de soja y miel. Las “empanamos” con los pistachos solo por la parte donde tienen la carne (como en las fotos), con cuidado de cubrir bien toda la superficie.

Introducir al horno unos 15 o 20 minutos a 200º. De esta forma la capa de pistachos quedará crujiente y las chuletas quedarán jugosas. Si os gustan más hechas o las chuletas son más grandes (las mías eran muy pequeñitas) tenerlas dentro del horno 5 minutos más, pero tener cuidado de que no se quemen los pistachos.

A la hora de servir cortar en bloques de tres o cuatro chuletas.



Mientras las chuletas están en el horno podemos ir haciendo el couscous:

En una cazuela introducir un poco de aceite y pochar el puerro bien picadito. Cuando esté transparente añadir las pasas y los piñones, cocinar todo junto unos minutos y a continuación añadir el agua, un poco de sal y las especias.

Cuando el agua rompa a hervir introducir el couscous y remover fuera del fuego unos minutos.

Lo tenemos todo listo para emplatar y comer!


14 may. 2011

MOLLEJAS CRUJIENTES CON MOUSSE DE REMOLACHA


Hay mucha gente que cuando va al mercado a comprar, (aunque ya somos pocos los que tenemos tiempo de ir de vez en cuando y olvidarnos de la carne envasada de los súper) ni siquiera se para por la casquería a cotillear o comprar algo para cocinar en casa. Esto es una pena, se pueden hacer platos realmente buenos con muchos de los productos que venden allí.

El otro día me decidí a comprar unas mollejas de cordero, no son nada baratas, pero de vez en cuando caen unas pocas.

Con unas cuantas preparé la tapita que hoy os presento:



Ingredientes:

Mollejas de cordero
Kikos (de bolsa, cualquiera vale)
3 dientes de ajo
Harina (para rebozar)
1 huevo
Sal
Aceite

Para la mousse:

250g Remolacha cocida
250g de agua (yo eché 200g de agua y 50g del caldillo de la remolacha)
2 hojas de gelatina
Sal
1carga de nitrógeno (sifón de ½ litro)




Para hacer la mousse:

Triturar la remolacha junto con el agua y colar. Calentar un poco de este puré de remolacha y mezclar con las hojas de gelatina previamente hidratadas en agua fría. Mezclar con el resto del puré (ya fuera del fuego) , añadir sal y meter la mezcla en el sifón.

Cargar el sifón, agitar e introducir al menos 2horas en el frigorífico.


La verdad es que las mollejas que compré ya venían limpitas, hoy en día yo creo que en todas las casquerías está todo el producto bien limpio. Aún así las metí una hora aproximadamente en agua fría con un chorrito de vinagre. Pasado este tiempo las lavé bien con agua hasta que esta sale clara.

Con una picadora o con un mortero picar los kikos hasta formar un polvo, si quedan algunos trozos más grandes no importa.

Pasar las mollejas por harina, huevo y por el polvo de kikos y freír con abundante aceite a fuego medio-alto.

Servir las mollejas junto con un poco de la mousse y listas para comer!